World Socialist Web Site www.wsws.org

WSWS : Español

Más de un millón de peticiones para que Brasil conceda asilo a Snowden

Por Bill Van Auken
24 Febrero 2014

Utilice esta versión para imprimir | Email el autor

Este artículo apareció en inglés el 18 de febrero del 2014

Los partidarios de Edward Snowden han entregado al Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil una petición firmada por más de 1.1 millones de personas haciendo un llamado al gobierno de la presidenta Dilma Rousseff para que conceda asilo al denunciante de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de EE.UU.

La petición, que se inició en noviembre pasado en el sitio web Avaaz, encontró apoyo en todo Brasil y alrededor del mundo, convirtiéndose en una poderosa expresión del inmenso apoyo popular a Snowden y la hostilidad hacia las operaciones de espionaje globales de la NSA.

Las revelaciones de los documentos de la NSA hechos públicos por Snowden han tenido un impacto particularmente fuerte en Brasil, donde la agencia de espionaje EE.UU ha conducido una piratería sistemática de llamadas telefónicas oficiales y personales, mensajes de texto, correos electrónicos y búsquedas en Internet de la presidenta Rousseff y sus asistentes. Las revelaciones también sacaron a la luz el espionaje económico dirigido contra Petrobras, la compañía petrolera estatal de Brasil y el cuarto mayor conglomerado de energía en el mundo, y el ministerio de Minas y Energía del gobierno.

La petición fue iniciada por David Miranda, el compañero brasileño de Glenn Greenwald, periodista con sede en Río de Janeiro, quién ha sacado a la luz muchas de las historias basadas en los documentos filtrados por Snowden. Miranda fue retenido incomunicado por nueve horas en el aeropuerto Heathrow de Londres, en donde fueron incautadas su computadora y otras pertenencias el pasado mes de agosto bajo la ley antiterrorista de Gran Bretaña.

La discusión en Brasil sobre el destino de Snowden tomó fuerza en diciembre pasado después que el ex- contratista de la NSA publicara una "Carta abierta al pueblo de Brasil", en respuesta a las peticiones que buscaban ayuda en la investigación del espionaje de la NSA tanto por parte de un comité legislativo de Brasil como la policía federal del país.

La carta dejaba en claro que él no estaba en condiciones de ofrecer este tipo de asistencia, sin haber obtenido asilo político en un país donde pudiera hablar libremente. El gobierno ruso del presidente Vladimir Putin ha concedido asilo temporal bajo la condición de que Snowden no haga nada para dañar los "intereses estadounidenses".

"Hoy en día, si usted lleva un teléfono celular en Sao Paulo, la NSA puede y de hecho realiza un seguimiento de su ubicación: hacen esto cinco mil millones de veces al día a la gente de todo el mundo," Snowden escribió en la carta. "Cuando alguien en Florianópolis visita un sitio web, la NSA lleva un registro de cuándo sucedió y lo que hizo allí. Si una madre en Porto Alegre llama a su hijo para desearle suerte en su examen de la universidad, la NSA puede mantener ese registro de llamadas durante cinco años o más. Incluso hacer un seguimiento de quién está teniendo una aventura amorosa o ver pornografía, en caso de que se necesite para dañar la reputación del sujeto".

Mientras que el jueves pasado los funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil aceptaron la petición firmada por más de 1.1 millones de personas, el gobierno de Rousseff no ha dado indicios de considerar cumplir con su demanda.

Al igual que con otros países de América Latina, el rechazo se esconde detrás de la formalidad de que Snowden aún no ha presentado la documentación necesaria pidiendo asilo. En diciembre pasado, Rousseff dijo que no iba a responder a una persona que "no deja claro" lo que está buscando.

Aunque Rousseff ha emitido condenas públicas del espionaje de la NSA y canceló una visita de Estado a Washington programada en septiembre pasado, su gobierno ha mostrado no tener el estómago para una fuerte confrontación con Washington. Su Partido de los Trabajadores (PT), a pesar de su nombre y pretensiones de "izquierda", es el principal representante de los intereses corporativos y bancarios de Brasil, que, aunque mortificado por el espionaje industrial de la NSA, quiere evitar una confrontación que podría afectar negativamente el comercio y las ganancias.

La petición dice: "Como el líder de un movimiento global por la libertad en Internet y la privacidad, Brasil es el hogar perfecto para un hombre que sacrificó su vida para denunciar el invasivo e ilegal espionaje de EE.UU."

En realidad, la negativa del gobierno de Rousseff para ofrecer asilo a Snowden va de la mano con el crecimiento de la represión en el propio Brasil, particularmente en el contexto de las protestas masivas que sacudieron al país el pasado mes de junio. En ese momento, se reveló que la policía federal había establecido una unidad especial para espiar a las redes sociales en un intento de conocer quien participó en las manifestaciones.

Más recientemente, ha habido denuncias de espionaje por parte de dos grandes corporaciones brasileñas: Vale, la minera multinacional, y Norte Energía, la corporación a cargo del gigante y controvertido proyecto de la represa de Belo Monte en el Amazonas. Las compañías son acusadas de organizar el espionaje de los movimientos sociales de Brasil con la aparente colaboración de la agencia de inteligencia de Brasil.

Mientras tanto, se espera que el Senado brasileño vote, tan pronto como esta semana, sobre la llamada legislación antiterrorista que define el terrorismo como cualquier acto que "provoca o extiende el terror o pánico generalizado a través de un delito o intento de delito contra la vida, la integridad física o la salud o la privación de la libertad de una persona".

La legislación ha sido apresurada después de la muerte del camarógrafo de televisión Santiago Andrade el 10 de febrero, quien fue golpeado en la cabeza por una bengala disparada días antes al parecer por los manifestantes durante una protesta en Río contra el alza de tarifas de autobús.

El verdadero propósito de la legislación fue explicada por el senador del PT Jorge Viana quién sostuvo que era necesaria para luchar contra las protestas que podrían estallar en torno a la celebración de la Copa Mundial a celebrarse en Brasil a partir del próximo mes de junio. "Va a haber gente aquí de todas partes del mundo", argumentó en el debate del Senado. "Si somos un pueblo pacífico, no debemos tener miedo de pasar una ley fuerte contra aquellos que quieren convertir a Brasil en un país violento."

A los pocos meses del 50 aniversario del golpe de Estado respaldado por la CIA que impuso décadas de dictadura militar en Brasil, el gobierno del PT está haciendo esfuerzos para crear una vez más el marco jurídico para la represión de estado-policial.

 



Copyright 1998-2012
World Socialist Web Site
All rights reserved