EN INGLES
Visite el sitio inglés
actualizado a diario
pulsando:
www.wsws.org

Análisis Actuales
Sobre el WSWS
Sobre el CICI

 

WSWS : Español

La defensa de la educación pública en Chicago y el socialismo

Por Partido Socialista por la Igualdad
25 Febrero 2013

Utilice esta versión para imprimir | Email el autor

Esta declaración apareció en inglés el 14 de febrero, 2013

El Partido Socialista por la Igualdad demanda la movilización de todos los trabajadores de Chicago contra los planes de cierre de 100 escuelas públicas más, lo que despedazaría a las comunidades y devastaría vecindarios enteros.

En contra de las exigencias del gobierno del alcalde Ram Emanuel y de toda la clase política, los trabajadores de Chicago deben exigir: ¡ningún cierre de escuelas! En vez de cerrar las escuelas públicas, se necesitan mayores recursos para reabrir escuelas cerradas, contratar más maestros y modernizar la infraestructura escolar ¡Decir que no hay dinero para la educación, mientras las corporaciones obtienen ganancias récord y el mercado de valores se eleva hasta los cielos, es una mentira!

Lo que ocurre en Chicago es parte de una estrategia nacional de la clase gobernante para acabar con la educación pública. Ciudades como Detroit, Nueva York, Nueva Orleans, Filadelfia y Washington D.C. confrontan cierres de escuela y la expansión de colegios particulares subvencionadas (charter schools, en inglés). Se ha despedido masivamente a miles de maestros y los que aún pueden seguir enseñando son victimizados, evaluados a través de exámenes. Los trabajadores de la educación -al igual que los conductores de buses escolares de Nueva York, trabajadores sociales, enfermeras y persona de apoyo encaran- continuos ataques a sus empleos, salarios y beneficios.

Como en otras ciudades, el cierre de escuelas en Chicago está siendo justificado por la "infrautilización". Esto es un engaño. Las aulas están abarrotadas y los maestros saturados de trabajo. En realidad las escuelas están siendo clausuradas para dar espacio -propiedades e infraestructuras- a intereses privados.

La serie de supuestos encuentros -juntas de participación comunitaria- para discutir los cierres y las consolidaciones fueron un fraude. Estos sirvieron para dar al proceso de clausuras de escuela una apariencia democrática, cuando en realidad todas las decisiones habían sido tomadas de antemano.

Muchas de estas reuniones han sido espectáculos degradantes. A los padres, estudiantes y maestros que tuvieron que esperar horas para defender sus propias escuelas se les impidió cuestionar los cierres. Por cada escuela que se salvara, otra sería cerrada en su lugar.

¡Es necesario contraatacar en base a un claro entendimiento de quiénes son nuestros amigos y quiénes son nuestros enemigos!

Primero, hay que entender que la campaña para defender la educación pública requiere una lucha política contra los Demócratas y Republicanos. Ambos partidos del gran capital están absolutamente unidos en su compromiso para acabar con el sistema de educación pública.

La gobierno Bush inició el programa "¡Qué ningún niño sea abandonado!" (No Child Left Behind, en inglés), que hizo uso de evaluaciones justificar cierres punitivos de escuelas. A ese programa le siguió otro, con el nombre de "La carrera hacia la cima" (Race to the Top, en inglés) de Obama. Éste destina dinero a los estados para promover la privatización de escuelas y el despido en masa de maestros y otros empleados.

Emanuel no está haciendo nada más que llevar a cabo en Chicago la política nacional del gobierno de Obama. Chicago es la ciudad natal de Obama y Emanuel es su ex jefe de gabinete y principal recaudador de fondos. Sigue al tanto de todo lo que ocurre, incluyendo las medidas que propone el secretario de Educación, el ex gerente general de las escuelas públicas de Chicago, Arne Duncan.

Segundo, es necesario partir de las experiencias de la huelga de maestros de Chicago y entender el rol del Sindicato de Maestros de Chicago (Chicago Teachers Union, en inglés, CTU). El CTU no representa los intereses de los maestros, que han mostrado un gran coraje y la determinación de luchar por la defensa de la educación pública. Por el contrario, el CTU habla en nombre de una capa de ejecutivos sindicales privilegiados que se dedican por sobre todas las cosas a preservar sus alianzas con el partido Demócrata y a apoyar el sistema capitalista.

Aunque el CTU se disfraza de "izquierdista" es responsable del programa agresivo de cierres de escuelas.

Este último otoño, 26,000 maestros se lanzaron a la huelga en defensa de la educación pública. Lograron un inmenso apoyo de toda la clase trabajadora. El CTU respondió acabando con la huelga para impedir que se transformara en una lucha mucho más amplia de los obreros contra los cierres de escuela y los ataques a los servicios sociales. Después de tan sólo una semana, la huelga terminó por completo bajo los las condiciones que Emanuel exigía.

El Partido Socialista de la Igualdad intervino en esa huelga, demandando la creación de comités de lucha que unieran a todas las secciones de la clase obrera en contra de Emanuel y la clase política de la ciudad. El PSI advirtió que al terminar con la huelga, el CTU allanaba el camino de cierres de escuelas y de ataques a otros trabajadores de la ciudad, justamente el siguiente ítem de la agenda de Emanuel. Esto es lo que precisamente ha ocurrido.

Todo el mundo sabía durante la huelga de que los funcionarios de la ciudad exigían los cierres de escuelas. El CTU aceptó, a cambio de tan sólo un asiento en la mesa de negociaciones. Poco después de la derrota, la presidente del CTU Karen Lewis le dijo al diario Chicago Tribune: "Entendemos que existe una campaña agresiva de cerrar escuelas. O lo hacemos juntos, de forma razonable, o siempre seguiremos peleándonos. El problema es que la gente que quiere a cargo de esa política quiere tomar decisiones unilateralmente".

La dirección del CTU no ha cambiado. En esta semana apareció un video donde Lewis promete que el CTU movilizará a todas sus fuerzas para ayudar a las escuelas reciban a estudiantes de las escuelas cerradas. Urgió a los maestros, muchos de los cuales han sido despedidos en masa, a apoyar al sindicato en la implementación de los cierres.

El PSI invita a los maestros, los trabajadores y todos los vecinos a establecer comités de acción, independientes de los sindicatos, que unan a la clase obrera contra los dictados de Emanuel y el consejo escolar.

La defensa de la educación pública es sobretodo una lucha política; una que debe ser dirigida contra el completo sistema económico. La educación pública está basada en el principio fundamentalmente igualitario de que todos deben tener acceso a una educación de calidad. Esto es incompatible con la continua existencia del capitalismo, defendido por Demócratas y Republicanos, cuya característica más esencial es la desigualdad.

La política nacional de la "reforma" de la educación pública es un aspecto del total ataque a los derechos sociales más básicos de la clase trabajadora, que están siendo despedazados para que los obreros paguen por el rescate de los bancos y las grandes empresas después de la crisis financiera del 2007-2008.

Un nuevo liderazgo y partido político de la clase trabajadora debe ser construido. Urgimos a todos los trabajadores y jóvenes que lean el World Socialist Web Site y tomen el camino de la lucha por el socialismo.

Para más información, visite a www.socialequality.com

Regresar a la parte superior de la página



Copyright 1998-2012
World Socialist Web Site
All rights reserved