World Socialist Web Site www.wsws.org

WSWS : Español

Informes revelan rápida pauperización de la clase trabajadora

Por Alejandro López
10 Abril 2013

Utilice esta versión para imprimir | Email el autor

Este artículo apareció en nuestro sitio en su inglés original el 2 de abril, 2013.

Unos informes recientes, publicados por varias organizaciones especializadas en estadísticas, revelan la velocidad y enormidad de la pauperización de la clase trabajadora española.

Desde la explosión de la crisis económica global a finales del 2007, la clase gobernante española, junto con sus contrapartes internacionales, ha desatado una contrarrevolución social. La clase trabajadora no ha visto semejante reducción en sus estándares de vida desde la victoria de las fuerzas fascistas de Franco en Abril de 1939.

El gobierno derechista del Partido Popular (PP) y su predecesor, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), junto con las autoridades regionales y locales de varios tendencias políticas—incluyendo a Izquierda Unida con el Partido Comunista a la cabeza—han impuesto un paquete de austeridad draconianos uno tras otro. Estos contienen reducciones a la atención médica, la salud, la educación y los servicios sociales, además de aumentos a los impuestos sobre las cuentas de agua, gas y electricidad.

Los últimos datos presentados en "Desigualdad y derechos sociales: análisis y perspectivas 2013", publicada por Cáritas—que la Iglesia Católica dirige— muestra que los niveles de ingreso de los trabajadores españoles declinaron a niveles inferiores a los de 10 años atrás. El poder de compra anual del español promedio permaneció en €18,500 , por debajo del nivel del 2002.

Alrededor del 21.8 por ciento (10 millones de personas) de la población española ha sido clasificada como pobre; esto es, viven por debajo del 60 por ciento del ingreso promedio nacional, el cual, de acuerdo a Eurostat, asciende nada menos que a €7,300 al año. Aquellos que viven en extrema pobreza ahora ascienden al 6.4 por ciento de la población, o sea, aproximadamente tres millones de personas.

De acuerdo a Cáritas, los datos de 2012 muestran que las condiciones de vida han deteriorado rápidamente para millones de personas. "Hemos pasado de 300,000 hogares sin ningún ingreso en el 2007 a 630,000 en el 2012, y, añadido a esto, los hogares que no son capaces de manejar gastos imprevistos han pasado de 30 por ciento a 44.5 por ciento. Además, hemos incrementado a más de 1.8 millones de hogares aquellos en los cuales todos los miembros de la familia [disponibles para trabajar] se encuentran desempleados, comparado con los 380,000 hogares que se encontraban en esta situación antes de la crisis".

La desigualdad se ha disparado. Desde el 2007, la diferencia entre el 20 por ciento más rico y el 20 por ciento más pobre aumentó en un 30 por ciento. El informe advierte que la "sociedad española está fracturada como resultado del severo incremento en la desigualdad." Los últimos datos de Eurostat muestra que la desigualdad social, como medida por el coeficiente Gini (en el que 0 expresa perfecta igualdad y 100 expresa máxima desigualdad), aumentó de 31.3 en el 2008 a 34 en el 2011. El promedio de la Unión Europea es 30.

Estas cifras terribles las ha confirmado Oxfam, organización no gubernamental., Su informe, "Crisis, desigualdad y pobreza" señala incluso que hay más gente viviendo en la pobreza de lo que Cáritas indica: alrededor de 12.7 millones de personas. Advierte que, según sus cálculos, las medidas de austeridad y las reducciones al estado de bienestar acabarán en 18 millones de personas pobres en el 2022: equivalente a un 38 por ciento insólito de la población. El mismo informe publica otros índices de la devastación social en España, inclusive que unos 46,559 desalojos tomaron lugar en el primer trimestre del 2012. Es decir, un promedio de 536 familias pierden sus hogares cada día.

La política de la clase dirigente también ha ocasionado un éxodo de trabajadores y jóvenes españoles. De acuerdo al Instituto Nacional de Estadísticas, la cantidad de personas con nacionalidad española que residió en el extranjero en el 2012 aumentó en un 6.3 por ciento, alcanzando 1.9 millones.

Las últimas estadísticas también indican la manera en que la clase gobernante está empujando su objetivo de convertir a España en una plataforma de mano de obra barata. De acuerdo al Banco de España, los salarios disminuyeron en un 8.5 por ciento en el 2012. Por encima de esto, las compañías han reducido sus pagos de seguridad social y el gobierno ha subido la edad de retiro para así despedir más fácilmente a los trabajadores.

La clase trabajadora ha sido la beneficiaria de esta miseria social, incluso cuando sus representantes políticos repiten sin fin que "todos debemos hacer sacrificios". Las exportaciones de España alcanzaron un récord de €223 mil millones en el 2012. Credit Suisse ha calculado que la cantidad de millonarios se duplicará en los próximos cinco años a aproximadamente 616,000.

La clase trabajadora ha reaccionado a estos intentos de empobrecerla tan acérrimamente con huelgas y protestas. El año pasado hubo 1,300 huelgas en las que participaron casi cuatro millones de trabajadores, casi seis veces más que en el 2011. Se perdieron más de 40 millones de horas de trabajo, casi el doble del año previo.

Consciente de que el programa bélico que la clase gobernante ha desatado contra la clase trabajadora terminará en la explosión social y en la creciente oposición de la clase trabajadora, el gobierno del PP ha aumentado el presupuesto del personal y el equipo antidisturbios en un 1,780 por ciento. Una nueva fuerza especial de reacción llamada Unidad de Reacción y Protección se ha creado para colaborar con la policía antidisturbios. Su lema: "Asumimos custodia y restableceremos el orden".

 



Copyright 1998-2012
World Socialist Web Site
All rights reserved