EN INGLES
Visite el sitio inglés
actualizado a diario
pulsando:
www.wsws.org

Análisis Actuales
Sobre el WSWS
Sobre el CICI

 

WSWS : Español

La Crisis European pone al mundo en depresión global

Por Nick Beams
10 Julio 2012

Utilice esta versión para imprimir | Email el autor

La crisis financiera europea está creando un vórtice económico que amenaza con arrastrar al resto de la economía mundial en una profunda depresión.

Tres años después de que la supuesta Gran Recesión fuese oficialmente dada por acabada en los Estados Unidos -tiempo que hubiese sido suficiente en recuperaciones previas para que la expansión haya avanzando bastante- las últimas cifras muestran una nueva contracción en la actividad industrial estadounidense.

Contraria a las predicciones de muchos economistas, la encuesta de la actividad económica del Instituto para la Administración de Suministros (ISM) muestra un declive en su índice de 53.5 en Mayo al 49.7 en Junio, el nivel más bajo desde mediados del 2009. Debido a que un resultado menor a 50 significa contracción, la cifra fue descrita como un "resultado terrible", lo que indica que la economía estadounidense está siendo afectada negativamente por la crisis financiera en la zona del Euro.

En Europa, la actividad manufacturera ha declinado todos los meses desde Agosto del 2011. Para la economía más grande de la euro zona - Alemania - y la menos afectada por la crisis hasta ahora; las cifras de Junio mostraron que la actividad manufacturera está declinando en su velocidad más rápida desde Junio del 2009.

El lunes se reportó que la tasa de desempleo, o paro, de la zona del Euro había llegaba al 11.1 por ciento en Mayo, el nivel más alto en la historia de esa moneda común. Subió en España el desempleo, a casi el 25 por ciento. En Grecia y España el desempleo juvenil es de casi 52 por ciento.

La economía europea empeora cada vez más; se espera que oficialmente entre en recesión a fines de este año; cosa que es fuente de predicciones provenientes de varios cuarteles de que el Banco Central Europeo (BCE) reducirá su tasa de interés base a menos de 1 por ciento cuando se reúna a fines de esta semana. El Banco de Inglaterra también inyectaría mayor liquidez en el sistema financiero, dado que el panorama para el Reino Unido y la economía mundial está peor de lo que fue pronosticado tan sólo unos meses atrás.

Pero tales medidas lograrán poco o nada para aliviar la situación. A pesar de la inyección del BCE de más de un €1 trillón hacia el sistema bancario europeo en los seis meses pasados, las cifras muestran que prácticamente nada de este dinero ha ido hacia nuevos proyectos de inversión. Ha sido utilizado casi exclusivamente por los bancos para realizar operaciones financieras de compraventa; la mayoría de ellas involucra la compra de bonos gubernamentales.

Dado el rol crucial que ésta ha jugado en sostener al crecimiento mundial en los últimos cuatro años, una China en recesión es de tan gran importancia importancia como una Europa en depresión y un panorama cada vez peor en los Estados Unidos.

La demanda de exportación se encuentra en su nivel más bajo desde Marzo del 2009 y el índice de gestores de compra (IGC) cayó a 50.2 el mes pasado, debajo del 50.4 en Mayo y apenas encima del número 50 que significa paralización. La encuesta -llevada a cabo con carácter privado por el conglomerado bancario HSBC- mostró que el IGC para China cayó al 48.2 después de un ajuste estacional, su nivel más bajo desde el Noviembre del año pasado.

En otra señal de contracción económica, la Oficina de Estadísticas Nacionales de China nos informa que la producción de electricidad creció solamente en un 1.7 por ciento anual en Abril y Mayo, comparado a un crecimiento promedio anual del12 por ciento en la década pasada.

El gobierno chino está bajo presión para introducir medidas de estímulo adicionales similares a las que fueron tan cruciales para la economía al comienzo de la crisis financiera en el 2008. Pero no puede haber una repetición de tales medidas; ya que la expansión masiva de crédito ordenada por el gobierno central creó una burbuja en los bienes reales y a la construcción de proyectos de infraestructura que ahora aparecen en la forma de malas o dudosas deudas en las hojas de balance de los bancos estatales.

Las últimas tendencias en la economía mundial confirman el análisis hecho por el World Socialist Web Site de que el capitalismo global no está experimentando una recesión de la que habrá una "recuperación", sino de que ha sufrido una ruptura.

En esta situación, nada es más políticamente importante para la clase dirigente que sostener la tóxica ficción de que hay una alternativa al desempleo masivo y la depresión si tan sólo las políticas correctas fuesen adoptadas. Este es el significado de "Un manifiesto para el buen sentido económico" publicado por el columnista del New York Times y destacado economista - seguidor de Keynes - Paul Krugman en el Financial Times la semana pasada.

Según Krugman, "las economías avanzadas mundiales permanecen en una profunda depresión, cosa que recuerda bastante a la década de los treinta". La razón para este terrible estado es de que las políticas equivocadas de aquella década están siendo empleadas de nuevo. "Como resultado de sus ideas equivocadas", escribe Krugman, "muchos políticos occidentales han infligido un sufrimiento masivo a sus pueblos".

Esta es una versión económica de la teoría de historia del "hombre malo", la cual siempre es empleada por los ideólogos de la clase dirigente cuando la crisis histórica y las contradicciones del sistema capitalista, al cual defienden, amenazan con hacer caer a la humanidad en alguna catástrofe.

La idea de que la economía mundial pueda ser rescatada si tan sólo los gobiernos y los poderes financieros existentes escuchasen al sabio consejo del Sr. Krugman se puede refutar rápidamente si consideramos que pasaría si sus propuestasfueran adoptadas.

Cualquier reversión a las verdaderas medidas de estímulos de gasto -no rescates bancarios- en los EE.UU. o en otra economía capitalista avanzada ocasionaría la erupción inmediata de una crisis financiera y monetaria, lo que acarrearía un desempleo masivo mayor y una profundización de los ataques a la clase trabajadora. En la década de los treinta, el "New Deal" de Roosevelt no produjo una "recuperación"; aquello sólo comenzó con el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Pero hoy día, incluso los experimentos económicos limitados de Roosevelt son descartados debido al declive histórico en la posición económica global de los Estados Unidos
.
Para la clase trabajadora internacional, el camino de salida de la cada vez más profunda crisis económica global comienza con el rechazo de las ilusiones propuestas por Krugman y otros. Para prevenir una repetición de las catástrofes de los treinta y épocas incluso peores, la clase trabajadora en cada país debe tomar el camino de la lucha política para derrocar al sistema capitalista y establecer gobiernos obreros que emprenderán la reconstrucción de la economía mundial.

Regresar a la parte superior de la página



Copyright 1998-2012
World Socialist Web Site
All rights reserved