EN INGLES
Visite el sitio inglés
actualizado a diario
pulsando:
www.wsws.org

Análisis Actuales
Sobre el WSWS
Sobre el CICI

 

WSWS : Español

El camino a seguir en la lucha por la igualdad social

Por Andre Damon
6 Diciembre 2011

Utilice esta versión para imprimir | Email el autor

Con el cierre forzoso de los lugares de protesta en Los Ángeles y Filadelfia, la acción coordinada de los gobiernos locales ha llevado al cierre de los campos del movimiento Ocupar Wall Street en la mayoría de las principales ciudades en los EE.UU.

Los desalojos del miércoles tuvieron los rasgos característicos de las demás acciones que se dieron a través del país: el despliegue de cientos de policías antimotines armados con gases lacrimógenos, balas de caucho y municiones no letales; el uso de cachiporras contra manifestantes pacíficos; arrestos masivos, incluyendo 300 tan sólo en Los Ángeles; y detenciones punitivas para los trabajadores y jóvenes que tan sólo buscaban ejercer sus derechos democráticos.

La represión policial contra Ocupar Wall Street—dirigida mayormente por alcaldes del Partido Demócrata—ha sido recibida con aprobación por parte de los medios más importantes del país. Las acciones en Los Ángeles, bajo el liderazgo del alcalde Antonio Villaraigosa, un ex burócrata sindical, fue manipulado más concientemente para obtener el apoyo de periodistas de "izquierda". En una declaración publicada el miércoles, Villaraigosa declaró la acción como "un radiante ejemplo en mantener el orden público constitucional" mientras que al mismo tiempo declaraba que esperaba que el movimiento Ocupar Los Ángeles "ampliase sus llamados por la justicia social y la oportunidad económica".

Tom Hayden, escribiendo en el semanario liberal The Nation, hizo eco de las palabras de Villaraigosa. Hayden declaró: "La manera en que el desalojo de Los Ángeles ha sido manejado hasta ahora es un logro muy importante" y añadió que "se ha abierto una grieta de esperanza para la resolución de conflictos de una manera no violenta", esto es, el "no violento" despliegue de la policía para reprimir la disidencia política.

Después de cerrar los campamentos, incluyendo el del mismo Wall Street, la clase política y la media espera que el masivo enojo que ha encontrado expresión en estas protestas sea desviado hacia el Partido Demócrata y finalmente a la campaña de reelección de Obama.

En un artículo publicado el miércoles el New York Times comentó que mientras "la mayoría de los campamentos de Ocupar Wall Street han desaparecido", el slogan del "99 por ciento" ha entrado en el "lenguaje popular", "los demócratas en el Congreso comenzaron a invocar el '99 por ciento' para presionar la ley de empleos del Presidente Obama, así como también para meter presión en los temas de la seguridad minera, las reglas de acceso al internet, las leyes de identificación de votantes, entre otras".

En otras palabras, la expresión inicial del masivo enojo por la desigualdad social será anestesiada sanamente y articulada en las posturas cínicas e hipócritas del sistema político.

En medio de la represión contra el movimiento Ocupar, diferentes trayectorias políticas se están afirmando a sí mismas. Los estratos de clase media más opulentos, representados por Hayden y The Nation, junto con la milicia política pseudo-izquierdista que la rodea, no están interesados en un cambio social fundamental, sino solamente en lograr que las cosas sean más agradables para su relativo y estrecho estrato. Al querer mantener el dominio político de los sindicatos y el Partido Demócrata ellos están siendo directamente responsables por la violenta represión policial, sin importar que la apoyen abiertamente o no.

Sin embargo, hay también una corriente política opuesta. Una sección de los participantes del movimiento Ocupar Wall Street—y de la población en conjunto—está empezando a sacar lecciones importantes de la represión de las manifestaciones, la policía, la violencia y la completa impermeabilidad de la clase politica.

Las ilusiones de que el establishment político puede ser presionado por un movimiento del "99 por ciento", sin distinciones políticas o de clase, para luchar contra la desigualdad social han chocado directamente con la misma represión policial ordenada por estos políticos.

Este es el significado de la resolución pasada en la Universidad de California-Davis el martes por la noche. El 18 de Noviembre, UC Davis fue el escenario de uno de las peores atropellos policiales, en el cual un oficial de policía de la universidad calmada y sistemáticamente disparó gas pimienta directamente a las caras de una docena de manifestantes sentados que fueron después arrestados.

La resolución de UC Davis, la cual fue promovida por un miembro de los Estudiantes Internacionales por la Igualdad Social, hizo un llamado por una ruptura con ambos partidos políticos y un giro hacia la clase trabajadora. Hace un llamado a los trabajadores y a la juventud alrededor del mundo para que participen en una lucha común y denuncia la hipócrita postura de Washington. "Mientras que el gobierno estadounidense invoca 'derechos democráticos' para justificar sus guerras en el exterior", la resolución declara, "responde a las protestas sociales en el suelo nacional con policías anti-disturbios, gases lacrimógenos y balas de caucho".

"El camino a seguir está claro: ¡Ningún apoyo debe ser dado a ninguno de los dos partidos!". La resolución continúa: "los dictados de los bancos y corporaciones pueden ser combatidos sólo por medio de la lucha independiente social y política de la clase trabajadora entera".

La aprobación de esta resolución refleja una amplia desilusión de los trabajadores y jóvenes con el Partido Democrático, y una voluntad para participar en las grandes cuestiones políticas que confrontan a la clase trabajadora.

Tal como las protestas de Ocupar Wall Street son solamente el comienzo de masivas luchas sociales en los Estados Unidos, el proceso de clarificación política y delineamiento aún sigue en sus primeras etapas. No obstante, cualesquiera que sean las esperanzas de los medios de masa y los dos partidos capitalistas, la crisis del capitalismo conducirá inexorablemente a los trabajadores y jóvenes a la lucha. El año 2011 -el cual ya ha testimoniado importantes luchas sociales en el Oriente Medio, Europa, Asia, Latino América y los Estados Unidos- está llegando a su fin mientras la economía mundial una vez más permanece al borde del precipicio y la clase dirigente respondiendo con feroces ataques.

La tarea básica es la construcción de un liderazgo político independiente, uno enraizado en un entendimiento de que ninguno de los problemas que confrontan los trabajadores y los jóvenes—el desempleo masivo, los salarios cada vez más bajos, la guerra y el ataque a los derechos democráticos—pueden ser resueltos dentro del marco del capitalismo, y de que la igualdad social puede solamente ser alcanzada a través de la lucha por el socialismo. Esta es la perspectiva que es luchada por el Partido Socialista de la Igualdad y su organización estudiantil, los Estudiantes Internacionales por la Igualdad Social.

Regresar a la parte superior de la página



Copyright 1998-2012
World Socialist Web Site
All rights reserved