EN INGLES
Visite el sitio inglés
actualizado a diario
pulsando:
www.wsws.org

Análisis Actuales
Sobre el WSWS
Sobre el CICI

 

WSWS : Español

Perú: Presidente Humala vira hacia la derecha para enfrentar creciente crisis social

Por Luis Arce
17 Diciembre 2011

Utilice esta versión para imprimir | Email el autor

La renuncia del Primer Ministro en Perú y su remplazo con un militar en retiro, una semana después de la declaración de estado de emergencia en la región minera de Cajamarca, representa un giro hacia la derecha por el gobierno del presidente Ollanta Humala.

Salomón Lerner, un hombre de negocios con extensivas conexiones políticas, quien fuera jefe de campaña y principal contribuyente a la campaña de Humala, renunció después que el Presidente impusiera la medida de emergencia sin consulta previa, según se comenta. Lerner estaba involucrado en un intento de llegar a un acuerdo pacífico con líderes del levantamiento popular contra la masiva inversión de $4.8 mil millones del proyecto Conga, una mina de oro que podría presentar serias amenazas a los ecosistemas y forma de vida de la población local en la región andina del norte peruano.

Bajo el estado de emergencia, el ejército ocupó cuatro provincias cajamarquinas y suspendió las libertades de reunión, tránsito y la inviolabilidad del domicilio por 60 días.

La causa inmediata de la crisis fue un paro regional indefinido en Cajamarca contra la explotación de la mina Conga de tajo abierto, propiedad de la transnacional Newmont—la mayor productora de oro en el mundo con oficinas en Colorado, EE.UU. La compañía es además propietaria de Yanacocha, la segunda mina de oro en el mundo, también localizada en Cajamarca.

La población tiene buenas razones para no confiar en los estudios ambientales y las promesas gubernamentales de que demandará la creación de un gran fondo localizado fuera del país con el fin de reparar cualquier destrucción del medio ambiente, como la contaminación de las fuentes de agua.

Yanacocha tiene un terrible historial de matonería, comprar a funcionarios públicos, destruir ecosistemas y distorsionar los estudios ecológicos a su favor. La mina consume 900 mil litros por segundo. En contraste, la ciudad de Cajamarca con 200 mil habitantes, solo recibe 200 litros por segundo, lo cual requiere del racionamiento del agua para satisfacer las necesidades de Yanacocha.

Después de ganar la aprobación de Humala—"Conga Va", según palabras de presidente—Newmont decidió suspender el proyecto debido a la rebelión social.

El remplazo de Lerner como Primer Ministro es el retirado Teniente Coronel Oscar Valdés. Como Ministro del Interior, Valdés fue el encargado de implementar una política de mano fuerte como respuesta a las protestas sociales. Humala, también un ex oficial del ejército, conoció a Valdés cuando era cadete en la Escuela Militar de Chorrillos donde este último se desempeñaba como instructor.

En su carta de renuncia Lerner escribió: "En este marco, nuestra línea directiva ha sido el diálogo y la búsqueda de consenso evitando la confrontación entre peruanos y que reafirma nuestra vida y vocación democrática." Lerner concluye que "el inicio de una nueva etapa de trabajo gubernamental requiere de ajustes en la conducción general del gobierno", y añade que renuncia para dejar al presidente "en total libertad para realizar los ajustes mencionados."

En otras palabras, la nueva ruta escogida por Humala—tan solo a cinco meses de asumir la presidencia—es apoyarse en el ejército con el fin de continuar con la política económica de "libre mercado" implementada en el curso de los últimos 20 años por su predecesores, los presidentes Alberto Fujimori, Alejandro Toledo y Alan Garcia.

Además de Valdés, el nuevo gabinete que juró la noche del domingo pasado, incluye a once nuevos ministros y solo ocho ministros del antiguo gabinete se mantendrán en sus puestos. Quedan reemplazados los puestos claves en las carteras de Defensa, Interior y Energía y Minas. Entre los que mantendrán sus puestos está el Ministro de Economía y Finanzas Luis Miguel Castilla, el conservador economista educado en Harvard y ex funcionario del Banco Mundial, cuya principal virtud es ser el garante de las políticas pro-mercado del gobierno de Humala.

Al día siguiente de la juramentación del nuevo gabinete, la clase política peruana hizo público su entusiasmo por los cambio, llamándolo un gabinete de "tecnócratas."

Inicialmente, Lerner fue designado Primer Ministro para darle una cara de respetabilidad al gobierno de Humala ante la burguesía nacional y los inversores extranjeros. En su campaña presidencial del 2006, Humala se había identificado con la retórica nacionalista de izquierda del líder venezolano Hugo Chávez. Para encubrir las crecientes contradicciones entre los intereses de los sectores pro negocios que apoyaron a Humala y las aspiraciones de los que votaron por él atraídos por sus promesas electorales de revisar los tratados de libre comercio, los contratos con compañías extranjeras y aumentar los impuestos a las súper ganancia mineras, Lerner formó el grupo "Ciudadanos por el Cambio", que consistía principalmente de intelectuales de "izquierda".

Las ilusiones de los pobres, campesinos y obreros se desvanecieron muy temprano en su presidencia cuando se hizo obvio que su retórica de "inclusión social" estaba totalmente subordinada a su política de promover la inversión extranjera y expandir las concesiones mineras.

Este viraje fue simbolizado con la aprobación del proyecto minero Conga—la mayor inversión extranjera en la historia del Perú.

Para agosto—un mes después que Humala había asumido la presidencia—el Ministerio de Energía y Minas había aprobado 1.136 concesiones mineras cubriendo 280 mil hectáreas, representando el 67 por ciento de las cabezas de cuencas en la región norte andina.

En la medida que perdían credibilidad las promesas de desarrollo económico e inclusión social, empezaron a incrementar las protestas populares entre los sectores de la población que habían votado por el cambio de la política económica de los gobiernos anteriores. Se estima que en la actualidad existen unos 200 conflictos sociales en el país, la mayoría relacionados a la minería. El cambio de rumbo político también ocasionó la renuncia de varios altos funcionarios del gobierno. A mediados de noviembre renunció Carlos Tapia, asesor de Humala y ex miembro de comité ejecutivo de la coalición electoral Izquierda Unida—influenciada por el Partico Comunista.

La carta de renuncia de Tapia produjo una crisis de confianza en la habilidad del presidente a gobernar. Tapia denunció a Humala por haber mantenido a su consejero personal Luis Favre. Nacido en Argentina y nacionalizado brasileño, Favre es un ex colaborador del revisionista francés Pierre Lambert. Recientemente, ha sido vinculado con lavado de dinero para el partido gobernante en Brasil, el Partido de los Trabajadores. Originalmente fue enviado para ayudar en la campaña electoral de Humala. Pero su continua presencia en el gobierno de Humala es un reflejo de la creciente presencia de los intereses brasileros en Perú. Favre respondió diciendo que Tapia era un "ultra izquierdista".

Las fuertes diferencias que han surgido dentro del ejecutivo amenazan con una crisis constitucional. La "hoja de ruta" que le permitió a Humala ganar en la segunda vuelta electoral fue diseñada para satisfacer las demandas del capital y la burguesía nacional. Pero los miembros en el Congreso de su propio partido, Gana Perú, fueron elegidos en la primera vuelta electoral bajo un programa más populista.

El principal aliado de Gana Perú en el Congreso, Perú Posible, del ex presidente Alejandro Toledo, advirtió que la renuncia de Lerner generaría una polarización que podría llevar a una "real crisis de gobernabilidad". Toledo anunció que su partido no participaría en el nuevo gabinete. "Estoy profundamente preocupado de la militarización de un gobierno que fue elegido democráticamente", afirmó.

Declaraciones de miembros del Congreso representando varios partidos, incluyendo sus aliados originales, fuertemente limitan la habilidad de gobernar democráticamente, con un Ejecutivo y Legislativo enfrentado uno al otro.

Era Salomón Lerner, y no Humala, la persona que le daba confianza al nuevo gobierno entre los círculos de poder.

Así vemos que Víctor Andrés García Belaunde de Alianza Parlamentar dijo que la renuncia de Lerner "crea una sensación e inestabilidad y poca gobernabilidad".

Declaraciones similares se escucharon del ex consejero principal del presidente Alejando Toledo, Carlos Bruce de Concertación Parlamentaria, y el ex primer ministro del saliente gobierno aprista, Javier Velásquez Quesquén, quienes comentaron que Lerner había traído "sensatez" y "racionalidad" al gabinete de Humala.

La crisis del Ejecutivo ha sido criticada por sus propios correligionarios. Fredy Otárola de Gana Perú dijo que la renuncia de Lerner representaba una gran pérdida porque "es un ministro que ha logrado concertar con todos los sectores".

Se comenta que la situación se está pareciendo a la crisis que enfrentó Alberto Fujimori temprano en su primer gobierno y que llevó al "auto golpe" y el cierre del Congreso en 1992.

"Alberto Fujimori dejó de lado a su partido y se amparó en los militares. Estaríamos viendo el inicio de eso, a un Óscar Valdés que va a tener en el soporte de sus decisiones al Ejército Peruano, y a un partido Gana Perú cada vez más disminuido", comentó un vocero de Perú Posible.

Para añadir leña al fuego, el ex oficial Adrian Villafuerte es el consejero personal del presidente encargado de mantener fuertes vínculos con oficiales de alto rango en el ejército. Esto llevó a la sugerencia de que Villafuerte se estaba convirtiendo en el Vladimiro Montesinos (el macabro jefe de inteligencia de Fujimori) de Humala. Villafuerte fue uno de los oficiales que firmó el "Acta de Sujeción", oponiéndose a cualquier investigación de violación de derechos humanos por parte de Montesinos.

El gobierno inequívocamente se ha movido hacia la derecha y se verá obligado a ampararse en fuerzas políticas que anteriormente se oponían a él. "La paradoja en Perú es que aquellos que antes insultaron y atacaron a Humala ahora están felices en el poder, y la izquierda que le diera su apoyo inicial ha sido marginada de una manera fea", comentó a la agencia Reuters Juan Sheput, líder de Perú Posible.

El conocido analista político Cesar Hildebrand dijo el domingo en la noche en televisión nacional que en su opinión sería necesario que Humala busque un trato con su ex oponente de ultra derecha, Keiko Fujimori de Fuerza 2011, con el fin de formar una mayoría en el Congreso. Hildebrand veía altamente probable que Humala indultara al padre de Keiko, Alberto Fujimori, quien actualmente se encuentre en prisión por su papel en los crímines del escuadrón de la muerte Colina y corrupción durante su presidencia.

Tal alianza agradaría a la clase política y al capital extranjero, porque conformaría un gobierno de derecha y evitaría un régimen militar, que podría ser perjudicial para la inversión extranjera.

Perú es promovido en los mercados financieros como uno de los 10 mejores países para invertir. Juega un papel crítico en las relaciones capitalistas globales como principal proveedor de materias primas.

La Gerente General del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, visitó México, Perú y Brasil en la última semana de noviembre.

Después de reunirse con Humala en medio del conflicto en Cajamarca, dijo ""esta combinación de políticas económicas y sociales genera normas que proveen un ambiente de estabilidad con inclusión que es fundamental para el desarrollo de países como Perú." Una semana después, Humala declaró estado de emergencia en Cajamarca.

El pedido de estabilidad en Perú, como país exportador, tiene que verse en el contexto de los objetivos de Lagarde en los otros países que visitó.

Indicó que tanto México como Brasil deberían estar preparados a contribuir al fondo de rescate de la crisis del la zona euro. En relación al Perú, el interés de Lagarde es que el sector minero representa el 40 por ciento de sus exportaciones y el 60 por ciento de los ingresos del Estado. Desde su punto de vista, la misión del gobierno peruano es mantener la estabilidad y continuar exportando minerales.

La crisis ha desenmascarado el patético papel jugado por los sindicatos y la ex-izquierda de los 60 y 70, personajes como Javier Diez Canseco, Carlos Tapia y otros. Ellos trabajaron para darle una fachada "progresiva" al gobierno de Humala, haciendo énfasis en sus promesas de "dialogo" e "inclusión social", hoy totalmente desprestigiadas.

Sin embargo, continúan promoviendo ilusiones en Humala, aun cuando el Presidente evalúa sus posibilidades de buscar una solución militar o una alianza con la derecha representada por los fujimoristas de Fuerza 2011.

Así vemos como el presidente de la Confederación Unitaria de Trabajadores (CUT), Julio Cesar Bazán, humildemente le pidió al gobierno que levante el estado de emergencia, llamándolo "un error" y recordándole su promesa electoral de "inclusión social".

Diez Canseco, por su parte, dijo "Me parece a mí que Lerner jugó muy intensamente en contra de la posibilidad de un estado de emergencia". Luego describió al nuevo ministro como una persona "ecuánime". Finalmente, declaró su esperanza en que no haya autoritarismo, sino negociación y diálogo para afrontar las convulsiones sociales.

La incapacidad del gobierno de limar las intensas contradicciones de clase en Perú con "inclusión" ha traído a la superficie la inherente debilidad de la alianza oportunista entre Gana Perú—en si un conglomerado de agrupaciones nacionalistas—y la vieja izquierda de los 60 y 70, así como también la imposibilidad de lograr un minino de justicia social dentro del marco de un programa nacional capitalista.

El viraje de Humala el candidato "radical", a Humala el presidente de "centro-izquierda" y ahora un Humala abiertamente guardián de las mineras y el capital extranjero, es testimonio que las políticas del gobierno peruano no son determinadas por las aspiraciones democráticas de su pueblo, sino por los intereses y exigencias del capital extranjero y las transnacionales mineras.

Regresar a la parte superior de la página



Copyright 1998-2012
World Socialist Web Site
All rights reserved