World Socialist Web Site www.wsws.org

WSWS : Español

Perspectiva:

¡Asistan a la conferencia de emergencia del WSWS/PSI!

Por Joe Kishore
2 Abril 2010

Utilice esta versión para imprimir | Email el autor

El Partido Socialista por la Igualdad (PSI) y el World Socialist Web Site le instan a nuestros lectores y partidarios que comiencen hoy mismo a hacer planes para asistir a la Conferencia de Emergencia Sobre la Crisis Social y la Guerra, la cual tendrá lugar del 17 a 18 de abril, 2010, en la ciudad de Ann Arbor, estado de Michigan.

Esta conferencia se ha convocado debido a la intensificación de la crisis del sistema capitalista mundial. Éste ha mostrado su incapacidad en satisfacer las necesidades más básicas de los pueblos: empleos, vivienda, atención a la salud, educación escolar y hasta los servicios públicos tales como la calefacción y la electricidad.

Tal como han mostrado los últimos dos años, este sistema sólo funciona para enriquecer a los parásitos cuyas especulaciones y sed por las ganancias privadas han tirado al mundo a la crisis económica más profunda desde la Gran Depresión y para empujar a los gobiernos a emprender conflagraciones militares todavía más sangrientas.

En el mundo entero aumentan la ira, la indignación y las protestas sociales. La conferencia del 17 al 18 de abril tiene un propósito: elaborar un programa socialista en reacción a la crisis y a reunir las fuerzas que la darán dirección a las luchas venideras de las masas trabajadoras.

Al colapso económico de septiembre, 2008, le siguieron el rescate de los bancos y la recesión global en la que se borraron del mapa mundial decenas de millones de empleos. Pero desde ese entonces ha transcurrido un año y medio y la crisis ha entrado en una nueva etapa.

La inundación del sistema financiero con dinero en efectivo ha conllevado a burbujas especulativas. El rescate ha causado que las malas deudas se hayan transferido de los bancos a los gobiernos, con el resultado que una soberbia crisis de deudas soberanas ha azotado a Grecia y a otros países europeos. Y ahora se avecina la enorme crisis de deuda de Estados Unidos.

La clase gobernante de todos los países ahora busca la manera de como obligar a la clase trabajadora a pagar por el saqueo de las tesorerías estatales que los bancos han cometido.

Las tensiones internacionales se van intensificando a medida que las potencias capitalistas rivales tratan de resolver sus propios problemas económicos atacando a sus competidores. Las guerras en Irak y Afganistán parecen no acabar nunca. La de este último país aparentemente ha entrado a una nueva etapa aún más sangrienta.

El gobierno de Obama ha intensificado no solo sus amenazas contra Irán, sino también varias medidas proteccionistas contra China. A Europa otra vez la desgarran las tensiones. No importa cuales sean las intenciones apremiantes de los varios gobiernos mundiales, los sucesos que ahora se despliegan inexorablemente señalan en dirección a una guerra mundial.

La nueva etapa de la crisis está muy vinculada a la intensificación de la lucha de clases. Ya huelgas enormes han mecido a Grecia y al resto de Europa en reacción a las exigencias de austeridad. Pero hasta ahora estas luchas han sido aisladas por los sindicatos obreros y las organizaciones políticas reformistas. Pero no cabe duda que la oposición a éstas continuará desarrollándose y buscará la manera de romper las cadenas de las traidoras burocracias sindicales.

Casi dos años después del colapso económico, Estados Unidos permanece hundido en la peor recesión desde la década de los 1930. El desempleo oficial se calcula en el 10%, pero el verdadero es mucho más alto todavía. La eliminación de empleos sigue sin cesar. Un informe publicado el miércoles pasado indica que las empresas privadas eliminaron otros 23,000 empleos durante el mes de marzo.

Millones de personas han perdido sus hogares. Los estados y las municipalidades han reaccionado a los déficits presupuestales con el cierre de escuelas y otros servicios elementales.

Exhortaciones para reducir los costos y “apretarse el cinturón” han seguido al rescate de los bancos; rescate valorado en los trillones de dólares. Luego de luchar para que se adoptaran los nuevos cambios en cuanto a la atención a la salud, cuyo objetivo es reducir los gastos de las empresas y el gobierno, Obama ha dejado bien claro que está dispuesto a hacerle frente a los “difíciles problemas” que sus predecesores no pudieron resolver, inclusive los gastos del Seguro Social.

Luego de más de un año del gobierno de Obama, a medida que éste lleva a cabo medidas derechistas en todos los frentes, las esperanzas de que su elección ocasionaría el cambio han quedado hechas añicos. Este gobierno ha desenmascarado una vez más el fracaso político de todos los grupos que promovieron—y que continúan promoviendo—las ilusiones con el Partido Demócrata.

A lo sumo, las experiencias del último año sólo han intensificado las disculpas de estas organizaciones por el gobierno de Obama. Entre éstas que tan generoso apoyo le han brindado al gobierno se encuentran la revista The Nation; el International Socialist Organization (ISO); y la coalición ANSWER. Estas dos últimas, basadas en la política de protesta de la clase media, hacen llamados infantiles e impotentes para “presionar” a los Demócratas.

Los sindicatos—en verdad organizaciones empresariales controladas por líderes totalmente hostiles a los intereses de la clase trabajadora—han laborado sistemáticamente para imponer concesiones brutales a sus propios militantes. Es decir, tal como lo exigen las empresas y el estado.

De una manera u otra, todas estas organizaciones comienzan y terminan con la premisa central de que no puede haber ninguna alternativa política al Partido Demócrata y al sistema capitalista. Sea por su ignorancia, sus ilusiones o sus mentiras conscientes, funcionan para desviar la oposición popular y llevarla a un callejón sin salida.

Se necesita una perspectiva totalmente diferente; una perspectiva que parta de los intereses de la clase trabajadora estadounidense e internacional. El PSI y el Comité Internacional de la Cuarta Internacional apoyan y animan la expansión de esta oposición por parte de la clase trabajadora. En Estados Unidos, el PSI ha iniciado campañas, tales como la Comisión de Ciudadanos para la Investigación del Fuego de la Avenida Dexter, (en Detroit) para lanzar el contraataque.

De mayor importancia es el desarrollo de una dirigencia revolucionaria que proceda de una comprensión de las leyes de la crisis capitalista y las lecciones de la historia; que tenga como objetivo práctico la movilización política independiente de la clase trabajadora en todo el mundo para así derrocar al sistema capitalista.

Esta dirigencia no va a desarrollarse sin lucha. Ha de establecerse por individuos que buscan la manera de oponerse a los ataques contra el pueblo trabajador y aceptan la necesidad de una alternativa socialista al sistema de ganancias privadas. Le instamos a todos nuestros lectores y partidarios que asistan a la conferencia de abril y que decidan integrarse al Partido Socialista por la Igualdad y luchar por establecerlo en bases aún más sólidas

Para inscribirse en la Conferencia de Emergencia Sobre la Crisis Social y la Guerra, o para mayor información, presione aquí.

 



Copyright 1998-2012
World Socialist Web Site
All rights reserved