World Socialist Web Site www.wsws.org

WSWS : Español

El desempleo es una crisis mundial

Por Tom Eley
24 Septiembre 2009

Utilice esta versión para imprimir | Email el autor

Este artículo apareció en nuestro sitio en su inglés original el 18 de septiembre, 2009.

Varios informes de último momento sobre el desempleo, la pobreza y el hambre publicados esta semana indican que la crisis económica mundial se está usando para reestructurar de manera fundamental las relaciones sociales. La restructuración se caracteriza por el enorme desempleo y empobrecimiento a largo plazo de la clase trabajadora.

Un estudio de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) emitido el miércoles pasado reporta que para fines del 20010es probable que 10 millones de empleos desaparezcan en las naciones miembros. Esta cifra aumentaría la cantidad de empleos eliminados a 25 millones entre las naciones asociadas con la organización, la cual cuenta con treinta naciones industrializadas, desde el comienzo de la crisis a finales del 2007.

El desempleo en las naciones que componen LA OCDE aumentó en un 8.3% en junio, cifra que bate el récord desde la Segunda Guerra Mundial, y un marcado aumento desde fines del 2007, cuando el desempleo estaba en un 5.6%

Entre las naciones que integran el grupo, España tiene una tasa de desempleo de 18.1%, la más alta. Le siguen dos naciones azotadas por la crisis de la vivienda: Irlanda y Estados Unidos, los cuales sufrieron el mayor aumento de desempleo este mismo año. Desde el comienzo del 2007, las tasas de desempleo en España, Irlanda y los Estados Unidos aumentó en un 9.7%, 7.8% y 4.5%, respectivamente.

La OCDE predice que el desempleo oficial en Estados Unidos está en el 9.7% y rebasará el 10% el año próximo. Se espera que para fines del año próximo que el nivel de desempleo en Alemania, Francia, Italia y Canadá rápidamente llegará al 11.8%, 11.3%, 10.5% y aproximadamente el 4.5%, respectivamente.

El informe de la OCDE enfatiza que el alto desempleo de la juventud es un problema verdaderamente grave. Para los trabajadores entre los 15 y 24 años de edad, la organización predice que el desempleo en España ha de aumentar casi al 40% el año entrante. En Italia y Francia esta cifra al de alcanzar el 25%, en Turquía el 23%, y en el Reino Unido y Estados Unidos más o menos el 18%.

La tendencia hacia el empobrecimiento de los trabajadores jóvenes la revindica un informe publicado en el periódico, USA Today, el sábado pasado que analiza ciertos datos recientemente publicados por las oficinas de Censo oficial en Estados Unidos. El periódico concluye que los ingresos de la juventud y de los trabajadores de edad media "se han desbarrancado por un precipicio desde el 2000".

"Gente de 54 años o menores de esa edad están perdiendo campo en la economía de esta recesión a una velocidad nunca antes vista", informa el artículo. Hace notar que entre el 200 y el 2208, luego de ajustes por la inflación, "los ingresos de los hogares para personas en sus mejores años — entre las edades de los 45 y 54 — se desplomaron $7,700 hasta llegar a los $64,349". Solo los trabajadores nacidos antes de 1955 han visto un aumento mínimo en los ingresos desde el 2000.

Se entiende, además, que los empleos, salarios, beneficios y gastos sociales que se están eliminando durante la recesión no van a regresar.

El análisis de la OCDE advierte que "uno de los peligros principales de este gran aumento en el desempleo es que se convertirá en un factor estructural permanente".Por otra parte, un tomo reciente de la revista Time predice que lo más probable es que el desempleo en Estados Unidos se quede entre el 9 y el 11% por años enteros.

Puntualiza Time que "no es difícil imaginarse un país donde broten lánguidas Obamafavelas por doquier: trabajadores que no tienen otra que hacer excepto manejar sin rumbo sus furgonetas por calles sin salida, sin ingresos suficientes para pagar las hipotecas, sin seguro médico, sin esperanza de encontrar un buen empleo y solo la política de la ira ardiente para consolarlos".

La crisis económica también esta causando estragos entre los trabajadores de las llamadas naciones "en desarrollo".

Un nuevo informe publicado el miércoles por el Banco Mundial predice que la crisis económica forzará a 89 millones más a entrar a la pobreza a fines de año, la mayoría de estas personas en los países pobres. Peor todavía, advierte el informe, es que los gobiernos de estas naciones "en desarrollo" están reaccionando a la crisis reduciendo brutalmente los pocos gastos sociales destinados a la educación, la infraestructura y la atención médica.

El Secretario General de la OCDE, Ángel Gurría, ha hecho notar que los gobiernos "le han tirado trillones y trillones y trillones" a la crisis económica, pero advierte que "el desempleo es instrumental a la crisis de hoy. No podemos declarar la victoria sólo porque los índices de la vida económica ahora suben. No deberíamos presumir que el (Producto Interior Bruto) lo va resolver todo".

La Directora Ejecutivo del Programa Mundial de Alimentos, Josette Sheeran, hizo notar que la falta de $3 billones en el presupuesto de su agencia, el cual de alguna manera tiene que encontrar para darle de comer a 108 millones de personas en todo el mundo, es menos de una centésima parte del 1% de las decenas de trillones que los gobiernos mundiales la han repartido a los bancos principales en sus esfuerzos para sostener el orden económico.

No es ninguna casualidad que los recates de los bancos en trillones de dólares han ido mano a mano con el aumento del desempleo y la pobreza. La defensa de la fortunas personales de las oligarquías bancarias que gobiernan a la mayoría de las economías principales requiere ataques implacables contra los empleos y niveles de vida de la gran mayoría de la población mundial.

La consternación principal del Presidente Obama y sus contrapartes en el Grup G20, quienes pronto han de reunirse en Pittsburgh, no es la ola abrumante de desempleo o la miseria social, sino las ganancias y los valores de las acciones de los grandes bancos y las enormes empresas. De acuerdo a ese enfoque, el presidente del Banco de Reservas de Estados Unidos, Ben Bernanke declaró el martes que "lo más probable es que en este momento la recesión haya terminado".

Pero para la gran mayoría de la población mundial, la crisis económica acaba de empezar.

Estos nuevos informes revelan que la crisis social es fundamentalmente internacional, no solo en su alcance sino también en sus orígenes. Sigue la siguiente lógica: no se puede luchar contra el desempleo y la pobreza en base de una perspectiva nacionalista y de medidas proteccionistas cuyo objetivo es aumentar las ganancias de industrias nacionales particulares. Esa es la perspectiva que los líderes oficiales de los sindicatos obreros en todos los países fomentan.

Lo que se requiere es la ofensiva coordinada de la clase trabajadora internacional en base de un programa socialista y revolucionario cuyo objetivo es la reorganización de la economía mundial para satisfacer las necesidades sociales y no las ganancias que las varias clases gobernantes imperantemente exigen.

 



Copyright 1998-2012
World Socialist Web Site
All rights reserved