EN INGLES
Visite el sitio inglés
actualizado a diario
pulsando:
www.wsws.org

Análisis Actuales
Sobre el WSWS
Sobre el CICI

 

WSWS : Español

Las mortíferas consecuencias del capitalismo: 44 niños perecen en fuego de guardería infantil mexicana

Por Rafael Azul
12 Junio 2009

Utilice esta versión para imprimir | Envíe esta conexión por el email | Email el autor

Este artículo apareció originalmente en inglés en nuestro sitio el 9 de junio del presente.

Un fuego que barrió con la guardería infantil ABC en Hermosillo, capital del estado de Sonora en el noroeste mexicano, el 5 de junio ha terminado en la muerte de 44 niños. Otros 30 permanecen en estado crítico.

Mientras padres y bomberos frenéticamente trataban de entrar las instalaciones para luchar contra el fuego y rescatar a los niños, el edificio rápidamente se llenó de humo y carbón monóxido, envenenando a niños y bebés, muchos de ellos atrapados en sus cunas.

La tragedia no fue simplemente un accidente; fue consecuencia directa de un sistema capitalista que pone a las ganancias por encima de hasta las necesidades más elementales.

Treinta niños permanecen hospitalizados. Once sufren graves condiciones. Varios de estos últimos están recibiendo tratamientos para quemadas severas que han deshidratado sus cuerpecitos y dañado sus riñones. Otros han sufrido daños severos a los pulmones y, en varios casos, a sus cerebros.

Diez de las víctimas que sufrieron lesiones tienen quemadas de tercer grado y están recibiendo tratamiento en Guadalajara. Por lo menos una víctima, una niña con quemaduras en el 80% de su cuerpo, fue volada a una unidad de Sacramento, California, que se especializa en el tratamiento de quemadas.

El fuego comenzó en uno de dos almacenes privados al lado de la guardería. Uno almacena llantas; el otro se usa para guardar vehículos y alquila espacio para oficinas al gobierno estatal de Sonora. Puede que los detectores de humo fallaran, lo que causó que el fuego se descontrolara. Testigos oculares reportan haber oído una explosión que contribuyó a que la conflagración se expandiera. Las llamas se regaron por el techo de la guardería. Le llevó a los bomberos dos horas poner al fuego bajo control. Según un informe en La Jornada, un diario de la Ciudad de México, uno de los almacenes había sufrido fuego por lo menos una vez anteriormente.

El IMSS (Instituto Mexicano del Seguro Social) ofrece guardería infantil a bajo costo a 223,000 niños a través de todo el país como parte de un programa llamado Estancias de Bienestar y Desarrollo Infantil. El programa supervisa 1,500 centros. ABC es una de 524 guarderías en manos privadas con fines de lucro bajo contrato con el IMSS.

El fuego plantea varias dudas acerca de las normas que rigen a las guarderías infantiles en México y acerca de la manera en que las inspecciones se llevan a cabo. Aparentemente el edificio, que anteriormente había sido una bodega, pasó la inspección el 26 de mayo del presente, pero sólo tiene una puerta y cinco ventanas pequeñas colocadas altas en las paredes cerca del techo. Hay una segunda puerta al edificio que nunca se usaba. A cargo estaban seis empleados que cuidaban a 173 niños, cuyas edades eran entre los seis meses y los cinco años.

Cuando el fuego comenzó en el edificio, había 144 niños presentes; era hora de la siesta. Los empleados de ABC llegaron a darse cuenta del fuego cuando tabiques sintéticos y plásticos inflamables en las instalaciones comenzaron a derretirse y derrumbarse. Pero ya era demasiado tarde, pues el edificio comenzó a llenarse de humo originado en los tabiques que se quemaban, colchones de gomaespuma inflamables, muebles de plástico que se derretían, y el repentino y casi total colapso del techo. Peritos de la salud culparon a los humos nocivos provenientes de los materiales sintéticos por la severidad de los daños físicos pulmonares que sufrieron las jóvenes víctimas.

Revelaciones preliminares indican que las instalaciones de la guardería habían violado decisivamente los reglamentos mexicanos, inclusive los reglamentos que rigen el uso de materiales tóxicos en edificios escolares y que quedaron vigentes el año pasado por acción de las oficinas de la Procuradoría General del gobierno federal.

Los padres se quedaron aturdidos por la tragedia. Guadalupe Arvizu, cuya hija trabajaba para ABC y cuyo nieto de dos años se encuentra hospitalizado, indicó que "El lugar está en malas condiciones. Es una bodega, no hay ventanas en los salones". Arvizu también indicó que una segunda puerta de emergencia al centro no se pudo abrir. El sábado y el domingo, a medida que se enterraban las primeras víctimas, padres y madres, soberbios y sacudidos por las malas noticias, criticaron severamente al IMSS y se refirieron al edificio de ABC como una trampa de la muerte.

La Jornada mostró una idea general de los sentimientos del pueblo en Hermosillo al citar a Francisco Soto, vecino y testigo ocular. "¿Cómo pueden pasar estas cosas?" se pregunta al describir como un joven arremetió una camioneta contra la pared de ABC para adelantar la evacuación de los que estaban adentro. Soto indicó que mucha gente del vecindario estaba muy consciente de que la guardería le pertenecía a figuras políticas muy bien conectadas.

Las verdaderas condiciones del edificio presentaban un austero contraste al informe del inspector durante una visita al centro en mayo; informe que constaba que en ABC había

más de una salida de emergencia y varios extinguidores de fuego. Pero la verdad es que ABC no tenía en sus instalaciones el más mínimo sistema de prevención que normalmente se usa en guarderías para niños: rociadores, tabiques hechos de material resistente al fuego, rutas y plan de escape. Además, la proporción de niños a cuidadores, que es de 29 a uno, es casi seis veces mayor que las normas internacionales aceptables para niños menores de 18 meses de edad y dos veces mayor que las normas para niños mayores de los cinco.

Para los dueños de AB,c las instalaciones eran en realidad una bodega para niños. Era una manera de ganancias privadas a costillas del bienestar de los niños de madres pobres y solteras. En Hermosillo, radio emisoras locales y blogs en el Internet pasaron el fin de semana entero revelando las conexiones políticas de los dueños con el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido de Acción nacional (PAN). Ambos partidos son dos de los tres partidos políticos reinantes en México.

Originalmente, las autoridades rehusaron revelar los nombres de los dueños de AB,c pero los nombres fueron publicados el sábado por la tarde y se reveló que dos de los dueños son empleados del estado de Sonora. Uno de ellos, la Sra. Marcía Matilde Altagracia Gómez de Campo Tonella, es tía de la esposa de Felipe Calderón, presidente de México. Un tercer dueño es funcionario del PRI, partido que gobierna al estado. Las revelaciones han planteado cargos de "trafico de influencias". Lo más probable es que bajo esas circunstancias la inspección jamás tomó lugar.

Regresar a la parte superior de la página



Copyright 1998-2012
World Socialist Web Site
All rights reserved