World Socialist Web Site www.wsws.org

WSWS : Español

Gobierno Peruano deroga decretos para explotar la Amazonía

Por Luis Arce
24 Junio 2009

Utilice esta versión para imprimir | Envíe esta conexión por el email | Email el autor

Ante la protesta masiva dirigida por los pueblos indígenas, el gobierno del Presidente Alan García y el parlamento peruano derogaron dos decretos llamados a abrir la explotación de los vastos recursos naturales amazónicos a manos de la transnacionales. La derogatoria representa una derrota para el Tratado de Libre Comercio (TLC) firmado entre los Estados Unidos y Perú.

El diario La República informó que "El presidente admitió que fue una equivocación haber excluido a los indígenas para elaborar el paquete de la Ley Forestal, esa falta de diálogo provocó la muerte de 34 personas, entre indígenas y policías"

Según el gobierno, 24 policías y solo nueve indígenas murieron en los enfrentamientos. Sin embargo, hospitales y organizaciones religiosas de la zona han presentado cifras de civiles muertos mucho mayores. Testigo han declarado que la policía quemó los cuerpos de manifestantes, los pusieron en bolsas negras y los arrojaron al río.

No hay una pisca de sinceridad en las palabras pronunciadas por García. Durante las nueve semanas anteriores a la masacre de Bagua [ver http: ] García hizo varias declaraciones ignorando los derechos de los nativos, diciendo que el "no tenía que consultar con nadie," y que "su gobierno no se dejaría chantajear."

García se vio obligado a aceptar las demandas de los indígenas cuando se dio cuenta que el estado había perdido el control del territorio amazónico, y que las medidas represivas de su gobierno sólo habían logrado encender la protesta masiva que ahora amenazaba la estabilidad del gobierno.

Las luchas en la amazonía peruana también recibieron apoyo internacional, particularmente de grupos indígenas en otros países latinoamericano. De acuerdo a la agencia de noticias EFE, los indios mexicanos amenazaron con ocupar la embajada peruana en su país, "si continuaba la masacre del pueblo indígena."

"Diversas organizaciones de pueblos indígenas," dijo EFE, "entregaron hoy en la sede de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en México una carta en la que solicitaron que ‘cese el genocidio en Perú' y que se respeten los derechos de los pueblos."

"Los convocantes de la protesta pidieron al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, la creación de una comisión internacional que revise lo que está sucediendo en Perú," de acuerdo a EFE.

Mario de Jesús Pascual, del Consejo Mazahua de la Región Almoloya de Juárez, recordó que el Perú había ratificado en 1993 el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que determina la protección de "los valores y prácticas sociales, culturales, religiosos y espirituales propios" de los pueblos indígenas.

Desenmascarando las mentiras del Presidente García, Pascual añadió que el convenio especificaba que "el gobierno peruano debería consultar a los indígenas cuando se quieran explotar los recursos naturales que estén en los territorios que ellos habitan," informó EFE.

Sintiendo el apoyo de cientos de miles de obreros y estudiantes que durante la Jornada de Lucha del 11 de junio salieron a las calles, y también el apoyo de organizaciones internacionales como en México y nativos de Ecuador y Bolivia, los indígenas amazónicos escalaron sus protestas tomando control de las principales carreteras uniendo la selva con las ciudades costeñas, incluyendo la capital Lima.

En puntos de control, los nativos, armados con lanzas, decidían que camiones podían transitar y cuales no. Con la mayoria de peruanos culpando al gobierno por la masacre de Bagua, la policía no estaba en posición de intervenir.

Bajo estas condiciones, el uso de la fuerza sólo habría provocado un conflicto nacional que podría traerse abajo al gobierno.

El gobierno norteamericano también se vio obligado a abandonar su posición original de apoyo intransigente al uso de la fuerza estatal. Antes de la masacre de Bagua, Washington había expresado su preocupación de que si el Perú no complía en llevar adelante los decretos para la explotación de la Amazonía, los EE.UU. considerarían declarar nulo el TLC.

Durante una ceremonia la semana pasada donde el embajador norteamericano hizo la entrega de $4.4 millones de equipo de armamento a las Fuerzas Armadas del Perú, el embajador Michael McKinley dijo que ahora "su gobierno apoyaba el diálogo entre el gobierno peruano y los indígenas."

En su mensaje a la nación el 17 de junio, el Presidente García dijo que el conflicto de Bagua "es una suma de errores y exageraciones en las que sale perdiendo el Perú." Esto es más de las mentiras de García.

La prensa peruana acaba de publicar nueva evidencia sugeriendo que la masacre no fue el resultado de "una suma de errores" sino un acto de violencia diseñado para aplastar a la oposición que se había convertido en intolerable para el gobierno y que era un obstáculo par la adaptación del TLC en el territorio amazónico.

La República (18 de junio) publicó una entrevista con Salomón Awanash Wajush, Presidente del Comité de Lucha Nacional Amazónica de los Pueblos Indígenas.

La entrevista muestra que los indígenas estaban en contacto con el jefe de la policía y que habían acordado levantar el bloqueo de la carretera un día antes de que la policía lanzase su ataque mortal. Awanash estuvo a la cabeza de las cinco cuencas que apoyaron el paro amazónico en Bagua.

La República: ¿Cómo fue la negociación con la policía durante los días de paro? Tenemos entendido que en todo momento hubo contacto con el general PNP Javier Uribe Altamirano, quien había dado su palabra de no usar la fuerza y conversar hasta llegar a un entendimiento.??

Awanash: Así es. Tuvimos varias conversaciones en las que también participaron las autoridades de Amazonas y de la Iglesia. Es más, el viernes anterior al ataque, dialogamos pacíficamente con el general Uribe y llegamos al acuerdo de que para evitar el enfrentamiento con los camioneros, dejaríamos libres por ese día -de 2 a 6 de la tarde- los dos carriles de la carretera. ??

La República: ¿Es cierto que el viernes 5 de junio, el día del ataque, habían quedado en conversar a las 10 de la mañana???

Awanash: Un día antes, el jueves 4, nos reunimos a las 6 de la tarde con el general Uribe. Nosotros ya sabíamos por la radio que había una orden para sacarnos y queríamos corroborarlo. El general nos dijo que ya no tenía más tiempo para darnos, que estaba fuera de sus manos la decisión de dejarnos protestar, y que si lo hacía, arriesgaba su cargo porque ya había recibido la orden de sus superiores de sacarnos de la carretera.??

La República:¿Y qué decidieron ante el inminente desalojo???

Awanash: Nosotros le pedimos al general una tregua para salir de la carretera. Junto al obispo de Jaén le pedimos una tregua hasta las 10 de la mañana del viernes 5. Lo aceptó con la condición de que el único punto de la agenda era arreglar el pase y que si no abríamos la carretera luego de eso iba a restaurar el orden a la fuerza. Nosotros le preguntamos qué haría si recibía la orden antes de esa hora y dijo que así recibiera la orden de Lima, él nos esperaría hasta las 10 de la mañana porque su gente no haría nada sin su orden, que confiáramos en su palabra. Pero a las 5 y 50 de la mañana la policía comenzó a aparecer por el cerro de la Curva del Diablo. Me sorprendí y traté de ubicar al general Uribe. Llamaba al celular del general pero no contestaba, estaba apagado.??"Ataque empezó disparando de frente al cuerpo "?

La República: ¿Ustedes estaban dispuestos a irse luego de las 10 de la mañana???

Awanash: Sí, esa misma noche acordamos regresar y dar el pase. Si pedimos hasta las 10 de la mañana fue para darnos tiempo, para comunicar a los 3 mil 500 hermanos que debían salir de la carretera, ver la manera de conseguir movilidad para irnos. ??

La República: ¿Consideran que el objetivo del gobierno era eliminarlos???

Awanash: Sí, de otro modo no entendemos por qué atacaron por el cerro si lo que se quería era liberar la carretera. Eso demuestra que fueron a matar. ??

La República:¿Cómo se inició el ataque???

Awanash: Sí Cuando vieron a personas apareciendo a lo lejos del cerro, los compañeros fueron a ver quiénes eran y se dieron cuenta de que eran policías. El ataque comenzó en el cerro y disparando de frente al cuerpo. En ese momento caen dos hermanos muertos. Cuando vemos esto empezamos a gritar que no disparen pero seguían y una bala le cayó a nuestro hermano Santiago (Manuin Valera). A los 10 minutos aparecieron los helicópteros, dos de la policía y uno del Ejército. Desde allí disparaban y lanzaban los gases lacrimógenos y las balas mataron a David Jausito, de la comunidad de La Curva, y a Jesús Carlos Timias, de Uracuza. Cayeron casi juntos, baleados desde el helicóptero.

La derogatoria de las decretos significa más problemas para el Presidente García que está haciendo llamados desesperados a la reconciliación en el nombre de "salvar al Perú de la crisis mundial."

Mientras García reclama que su programa económico cuenta con el apoyo de 80 por ciento de la población, de acuerdo a una encuesta de la Universidad Católica, el 18 por ciento de peruanos desean que el programa continúe, el 47 por ciento quiere ver reformas y el 30 por ciento desea cambios radicales.

Diciendo que están de nuevo en el punto de partida, el Presidente, sin embargo, no dijo qué es lo que eso significa para los $10 billones de inversión extranjera ya contemplados para la exploración petrolífera, la construcción de una hidroeléctrica y la explotación de la madera.

La crisis económica sólo puede empeorar con el peligro de que el capital extranjero deje de fluir, especialmente ahora que los dólares de exportaciones han caído estrepitosamente después del colapso de los precios de mercancías en el mercado mundial.

Mientras tanto, la lucha contra la pobreza y la explotación en el Perú continúa. El pueblo de Andahuaylas, por ejemplo, inició una huelga indefinida en apoyo a los indígeneas amazónicos y exigiendo la derogatoria de los decretos 1064 y 1090. La lucha continúa con sus propias demandas, incluyendo la renuncia del presidente y su gabinete. En semanas recientes, también, han surgidos luchas independientes en ciudades como Chiclayo y Chimbote.

Ultimamente, García ha tratado de culpar a su Primer Ministro Yehude Simon por la masacre de Bagua. Este ha ofrecido su renuncia por su papel en la represión. García aprovechó para alabar a Simon, un ex izquierdista, declarando que tenía toda su "confianza," añadiendo "soy un hombre que cree en buenas intenciones."

No debe caber duda que el retroceso de García sólo es temporal y táctico. Su gobierno sigue comprometido a la explotación del gas y petróleo amazónico como parte central de su política económica. Más aún, poniendo de lado las palabras conciliatorias hacia los indígenas, su gobierno reclama que las protestas son producto de "fuerzas externas," acusando a Hugo Chávez de Venezuela y Evo Morales de Bolivia de haber instigado la revuelta.

Las relaciones entre Lima y La Paz han llegado a un punto muy bajo después que el ministro del exterior del Perú Jose Antonio García Belaúnde declaró que Morales es "un enemigo del Perú."

"El (Morales) está llamando a la violencia, de eso no tengo la menor duda," declaró Garcia Belaúnde a una estación de radio. "Si por tres años el Presidente Morales no ha hecho nada más que atacar al Perú, puedo llamarlo un enemigo."

 



Copyright 1998-2012
World Socialist Web Site
All rights reserved