EN INGLES
Visite el sitio inglés
actualizado a diario
pulsando:
www.wsws.org

Análisis Actuales
Sobre el WSWS
Sobre el CICI

 

WSWS : Español

EE UU: tremenda oleada de sufrimiento social

Por David Walsh
24 Julio 2009

Utilice esta versión para imprimir | Email el autor

Este artículo apareció en nuestro sitio en su inglés original el 16 de julio.

El gobierno de Obama y los medios de prensa afirman que la recesión se está "suavizando", pero la realidad es que millones de personas en Estados Unidos todavía están perdiendo sus empleos. Y sus salarios y beneficios de salud se esfuman a una velocidad alarmante.

Mientras los ejecutivos de Goldman Sachs, JP Morgan Chase y otras grandes empresas bancarias se alistan para regalarse a sí mismos miles de millones de dólares en salarios y bonos este año, la vida cotidiana de amplios sectores de la población se ha puesto más y más precaria.

El miércoles que acaba de pasar, el New York Times señaló que en California y otros tantos estados, "a cada una de cinco personas le gustaría trabajar jornadas completas pero no puede".

La tasa oficial de desempleo es de 9.5%, pero no incluye a aquellos que se han dado por vencido y han parado de buscar trabajo y a los que se han visto obligados a trabajar horas limitadas.

Por ejemplo, si a estos desempleados y subempleados se les incluyera en las cifras oficiales, la verdadera tasa de desempleo en California, el estado más poblado del país, según el Times, llegaría al 20.3%. En el estado de Oregon, las tasa sería en el 23.5%; en Michigan y Rhode Island, el 21.5%; y en Carolina del Sur, el 20.5%. La cifra en Tennessee sería un poco menos del 20%, igual que en Nevada y otros "estados que han dependido enormemente de la manufactura y la industria de la vivienda".

El Centro para los Estudios del Mercado de Mano de Obra [Labor Market Studies] en la Universidad Northeastern en Boston pone la tasa actual de desempleo en 18.2%, más alta que las cifras oficiales justamente antes de la Segunda Guerra Mundial. John Williams, de la organización Shadow Government Statistics pone la tasa del "desempleo alternativo" en 20.6%. Otros analistas calculan que la cifra del "desempleo en efecto" es en 18.7%. No importa cual sea la cifra precisa, el ejército de los desempleados es enorme y está creciendo. Muchas vidas ya han sido devastadas.

David Rosenberg, economista principal de la empresa inversionista, Gluskin Sheff, de Toronto y ex jefe economista sobre la economía de Norteamérica para Merrill Lynch, sostiene lo siguiente: "Las cifras oficiales relacionadas con los desempleados se han duplicado durante la recesión hasta alcanzar los 14 millones, y si se toma en cuenta toda la flojera que existe en el mercado de mano de obra, las cifras no oficiales llegan a casi 30 millones, lo cual significa otro récord".

Las cifras relacionadas con la pérdida de empleos durante la recesión actual son asombrosas. Desde el comienzo del bajón de la economía en diciembre, 2007, Estados Unidos ha perdido un total de 6.5 millones de empleos. De hecho, la economía hoy día cvuenta con menos empleos que en mayo, 2000. El Instituto sobre la Política Económica [Economic Policy Institute] señala que "todo el desarrollo en cuanto a empleos se refiere durante los últimos nueve años ha sido borrado del mapa" a pesar de la fuerza laboral haberse expandido por 12.5 millones de trabajadores.

Según el economista Rosenberg, ""Hemos perdido un total de 9 millones de empleos de jornada completa durante este ciclo económico, lo cual bate el récord. Ello significa el triple de lo normal en el contexto de una recesión post Segunda Guerra Mundial. Más de dos millones de trabajadores han sido forzados a trabajar horas parciales". Hace notar que tres cuartas partes de los que han sido despedidos durante el año pasado quedarán desempleados permanentemente, y que un 53% — otro récord - de los que no tienen empleo fueron despedidos para siempre.

Rosenberg calcula que más de 4 millones de empleos en los servicios bancarios, la construcción de viviendas residenciales, la manufactura de bienes de consumo duradero, los negocios al por mayor y al por menor y las actividades recreacionales y hospitalarias "no van a regresar". La destrucción de millones de empleos de jornada completa con buenos salarios tiene enormes insinuaciones para las normas de vida de familias trabajadoras.

Los puestos vacantes en los Estados Unidos han disminuido en un 42% desde finales del 2007, con el resultado de que en junio, 2009, había seis desempleados por cada empleo ofrecido. Como consecuencia, el porcentaje de personas desempleadas por más de seis meses aumentó en un 72% desde junio, 2008, a junio, 2009; o sea, del 17.1% al 29%.

Puesto que los patrones, quienes pueden escoger a su gusto, por lo general ahora prefieren más a la experiencia que a la juventud. Los trabajadores mayores de 55 años de edad ahora se afianzan a sus empleos como si fueran a perder sus vidas. Las cifras no oficiales relacionadas con el desempleo de la juventud ha aumentado en un 15.2% para aquellos los 20 y 24 años de edad (¡un aumento de 49% en doce meses!) y en un 24% para aquellos entre los 16 y 19. Para los afroamericanos entre los 16 y los 19, la tasa de desempleo es actualmente de 38%.

Aún cuando estas estadísticas acerca del desempleo señalan una grave situación, son solo una parte del cuento. Los patronos de las empresas privadas y públicas por todo el país ahora se aprovechan de la recesión para reducir los salarios, las horas (por medio de licencias sin pago, descansos temporales sin remuneración y otros medios) y los beneficios. El resultado es que muchos de los que todavía quedan empleados se empobrecen.

El promedio de horas laborales semanales bajó a 33 horas en junio. Es el más bajo desde que se comenzaron a mantener estadísticas al respecto desde 1964, y 48 minutos más corto que cuando empezó la recesión. La reducción de empleos y horas, considerados en conjunto, equivale a la desaparición de 800,000 empleos.

La revista Business Week señala que "las reducciones de salarios y de horas se están sintiendo en toda la economía, en empresas grandes y pequeñas, desde industrias mineras a comercios de venta al por menor. Una encuesta encargada por la revista Economist en junio descubrió que un 5% de los participantes ya habían sido forzados a tomar licencia sin pago, y que un 13% había sufrido la disminución de sus salarios.

La Oficina de Estadísticas Acerca del Trabajo reportó el miércoles que el verdadero promedio de salarios semanales disminuyó en un 1.2% de mayo a junio luego de ajustes estacionales. Esta caída resultó de una disminución en el 0.3% del promedio de horas semanales y un aumento de 0.9% en el Índice de Precios al Consumo, impulsado a su vez por el aumento precipitado de los precios de la gasolina.

Otros informes del miércoles muestran que Estados Unidos sufrió una caída en la producción industrial durante ocho meses seguidos. El sector industrial funcionó con una capacidad de solo 68% en junio, lo que representa una baja de 68.2% en mayo y el punto más bajo durante los 42 años en que estos datos se han obtenido

Mientras tanto, 11 de 17 gobernadores de la Reserva Federal y presidentes de bancos regionales predicen que el desempleo aumentará a más del 10% — o hasta más alto todavía - durante los tres últimos meses del 2009, y esperan que el declive económico, según el Washington Post, dure un tiempo "bastante largo".

Los trabajadores estadounidenses no sólo están perdiendo sus empleos y sus hogares; también están perdiendo su seguro médico "a una velocidad alarmante", dice un nuevo informe en Families USA. Aunque las últimas estadísticas del las Oficinas del Censo indican que 45.7 millones de estadounidenses no tenían seguro médico en el 2007, "los economistas", sigue el informe, "creen que durante los últimos meses la situación sólo ha empeorado a medida que la recesión económica ha afectado a todos". Los expertos (peritos) predicen que 6.9 millones de personas adicionales en Estados Unidos, o sea, un aumento de 15%, perderán el seguro médico hacia finales del 2010. La causa de este desastre de la salud se encuentra en el alza de precios, las reducciones impuestas por los negocios, la eliminación del seguro médico y el desempleo.

Luego de hacer notar que el rápido aumento del desempleo significa que varios estados probablemente "sufrirán pérdidas aún mayores de lo que nuestros propios descubrimientos claves puedan deducir", Families USA calcula que entre enero, 2008 y diciembre, 20010, 995,000 personas en el estado de California, por ejemplo, perderán su seguro médico; o sea, 6,380 a la semana. En el estado de Texas, que tiene el mayor porcentaje de personas no aseguradas, aproximadamente 866,000 individuos perderán la cobertura de seguro médico

En el estado de la Florida, más de 3,500m personas a la semana están perdiendo la cobertura médica; en el estado de Nueva York, 2,500; en los estados de Illinois y Georgia, 1,600; en Nueva jersey 1,200; y en el estado de Michigan, un poquito más de 1,000 personas a la semana.

El grupo calcula que en Estados Unidos en general 44,000 personas pierden el seguro médico cada semana.

El 7 de julio, la Asociación Bancaria de Estados Unidos (ABA, siglas en inglés) reportó que la morosidad del consumidor en pagar sus deudas ha batido el récord; los compradores tuvieron gran dificultad en pagarlo todo, desde tarjetas de crédito hasta los automóviles. El porcentaje de personas con por lo menos 30 días de tardanza en pagar sus préstamos es el más alto que se haya visto desde que la asociación comenzara a mantener récords en 1974.

James Chessen, economista del ABA, lo puso sin rodeos: "La causa número uno de la morosidad es el desempleo. Cuando la gente deja de trabajar no puede pagar sus cuentas. La morosidad no va a parar hasta que las empresas comiencen a emplear gente de nuevo".

La furia se apodera del pueblo más y más ante esta situación. No es nada extraño escuchar a gente en los lugares de trabajo y en los vecindarios insultar a los ricos y a los banqueros "asquerosos". La rapidez de la crisis ha dejado perplejos a muchos trabajadores, quienes se sienten abandonados por los sindicatos y defraudados por el Partido Demócrata. La revista El Economista muestra su nerviosismo cuando escribe que "los quietos ciudadanos de Estados Unidos" parecen estoicos ante las reducciones salariales y las licencias sin pago forzadas". Pero solo "por el momento", añade la revista.

No importa cuales sean los problemas iniciales y titubeos de la población, la furiosa crisis económica eventualmente va a desestabilizar la vida social y política de Estados Unidos y radicalizar a grandes masas del pueblo. Está creando las condiciones para una confrontación entre el pueblo trabajador, que constituye la gran mayoría, y la aristocracia empresarial. Ahora mismo, la tarea de mayor urgencia consiste en establecer un movimiento político independiente de la clase trabajadora basado en un programa internacionalista y socialista que ofrece la manera progresista de resolver la crisis.

Regresar a la parte superior de la página



Copyright 1998-2012
World Socialist Web Site
All rights reserved