World Socialist Web Site www.wsws.org

| Envíe esta conexión por el email | Email el autor

¿Qué acciones "increíblemente duras" de política exterior prepara Obama?

Por Patrick Martin
11 Noviembre 2008

Utilice esta versión para imprimir | Envíe esta conexión por el email | Email el autor

Este artículo apareció en nuestro sitio en su inglés original el 22 de octubre de 2008.

En observaciones hechas durante el fin de semana en Seattle, el candidato a vicepresidente demócrata, Joseph Biden, advirtió que Barack Obama, si es elegido, se verá obligado a emprender acciones profundamente impopulares en política interior y exterior meses después de asumir su puesto.

En reuniones a puertas cerradas con dos auditorios de personas de confianza y recolectores de fondos del Partido Demócrata, Biden pronosticó una importante crisis internacional en los primeros seis meses de un gobierno de Obama.

Comparó a Obama con John F. Kennedy, el último senador elegido presidente: “No tardará seis meses antes de que el mundo ponga a prueba a Barack Obama como lo hizo con John Kennedy," dijo Biden. “El mundo está a la espera. Estamos a punto de elegir presidente de EE.UU. a un brillante senador de 47 años. Cuidado. Vamos a tener una crisis internacional, una crisis generada, para probar el temple de esta persona.”

Biden mencionó Oriente Próximo, Afganistán, Pakistán, Corea del Norte y Rusia como posibles puntos de conflicto, pero no aclaró la naturaleza exacta de una tal crisis, señalando: “Puedo daros por lo menos cuatro o cinco escenarios en los cuales podría originar.” Dejó claro que Obama reaccionaría enérgicamente: “Van a tratar de ponerlo a prueba. Y van a descubrir que este tipo tiene acero en su espina dorsal.”

La parte de mayor significado político de las observaciones de Biden vino cuando admitió que las decisiones de un gobierno Obama-Biden probablemente serán profundamente impopulares, y llamó a los militantes del Partido Demócrata, a respaldar al nuevo presidente incluso si la opinión pública se pone en su contra.

“Va a necesitar ayuda,” dijo Biden. “Va a necesitaros - no en lo financiero para ayudarle - va a necesitaros para que utilicéis vuestra influencia, vuestra influencia dentro de la comunidad, para apoyarlo. Porque no va a ser evidente inicialmente, no va a ser evidente que tenemos razón.”

Siguió diciendo: “Va a haber muchos entre vosotros que querrán irse. ‘¡Alto!, espera un momento, ¡hey!, ¡alto!, ¡alto! No conozco esa decisión.' Porque si pensáis que la decisión es acertada cuando se tome, y creo que lo haréis cuando sea tomada, es probable que no seáis tan populares como ella sea acertada. Porque si es popular, probablemente no será acertada.”

Es la voz de un antiguo representante de la aristocracia financiera, que expresa su desprecio por la opinión pública - “si las decisiones son populares, probablemente no son acertadas” - y que advierte a su acaudalado público que el nuevo gobierno

Obama-Biden tendrá que desafiar a la opinión pública para realizar sus políticas. El lenguaje de Biden sugiere que la ferocidad de la reacción del nuevo gobierno consternará no sólo a la opinión pública, sino incluso a sus propios partidarios.

En ese contexto, hay que subrayar las sugerencias de Biden de que las armas nucleares podrían tener un papel en una o más crisis potenciales. Una península coreana con armas nucleares podría llevar a “Japón a ser potencia nuclear,” dijo, lo que podría llevar a China a expandir su armamento nuclear. La frontera Pakistán-Afganistán está “repleta hasta arriba de al-Qaeda” y “Pakistán ya está erizado de armas nucleares, todas las cuales pueden llegar a Israel.” Biden también señaló el supuesto impulso de Irán por construir un arma nuclear.

No cabe duda que publicaciones y expertos en política exterior ligados al Partido Demócrata han estado discutiendo numerosos escenarios apocalípticos semejantes, y el lenguaje de Biden sugiere que el uso del arsenal nuclear de EE.UU., el mayor del mundo, está siendo considerado por los que formulan la política exterior y militar de un gobierno Obama-Biden.

El propio Biden ha sido uno de los principales demócratas del Congreso más agresivos en política exterior, al respaldar la invasión y ocupación de Afganistán e Iraq y al propugnar una intervención militar dirigida por EE.UU. en Darfur. Durante la campaña demócrata de primarias presidenciales, fue el más vociferante de todos los candidatos en sus ataques contra los grupos de protesta contra la guerra que buscaban un recorte de los fondos para la guerra en Iraq.

La anticipación por Biden de una hostilidad popular generalizada a un gobierno de Obama se aplica no sólo a la política exterior y militar, sino a la política interior. Dijo al público en Seattle: “Os prometo, todos vais a estar sentados aquí dentro de un año diciendo: ‘¡Oh, Dios mío!' ¿Por qué están ahí en los sondeos, por qué son tan bajos los sondeos, por qué es tan difícil este asunto?' Vamos a tener que tomar algunas decisiones increíblemente duras en los primeros dos años.”

El candidato demócrata no explicó la naturaleza exacta de esas “decisiones increíblemente duras,” fuera de referirse a la crisis financiera y económica y a dos guerras que han sido legadas a su sucesor por el gobierno de Bush.

Después de esos comentarios directos y ominosos, ha habido intentos insinceros por disiparlos por parte de los dos partidos.

El candidato presidencial republicano John McCain aprovechó la sugerencia de que enemigos extranjeros pueden tratar de probar a un inexperto presidente Obama, citando su propia experiencia militar y en política exterior que data de más de 50 años. Expertos derechistas fueron más lejos al sugerir, como dijo uno de ellos, que “Biden predice inacción de Obama ante un desafío de un dictador.”

Esa interpretación es absurda, especialmente en vista de los propios antecedentes de Biden como ferviente partidario de la intervención militar de EE.UU. La selección por Obama del senador de Delaware como su compañero de lista fue en sí un esfuerzo por reconfortar al establishment político respecto a su compromiso con la defensa de los intereses del imperialismo estadounidense mediante la fuerza militar.

La campaña de Obama trató de hacer caso omiso de las observaciones de Biden como si fueran una simple generalización histórica, provocada por la analogía Obama-Kennedy, no un pronóstico de una crisis inminente. Un portavoz de la campaña dijo que Biden se refería a la confrontación de Kennedy con el presidente soviético Nikita Jruschov en la cumbre de Viena, unos pocos meses después de que asumiera su cargo - aunque esas discusiones tuvieron lugar después de una provocación militar de EE.UU. - la invasión de Cuba por exiliados entrenados por EE.UU., quienes fueron derrotados en Playa Girón.

Un gobierno de Obama no sería un “inocente en el extranjero,” escogido por dictadores para “probar el temple” de un presidente de EE.UU. El imperialismo estadounidense pasa de un gobierno estadounidense a otro. Demócrata o republicano. Si es elegido, Obama asumirá su cargo dirigiendo la mayor maquinaria militar del mundo, involucrada en violentas provocaciones en docenas de países, cualquiera de las cuales puede estallar inesperadamente, especialmente bajo el impacto de una crisis económica mundial que se profundiza.

Obama logró la candidatura presidencial demócrata porque se presento como el candidato contra la guerra más consecuente, y la candidatura demócrata promete en público que terminará la guerra en Iraq y que adoptará una posición menos militarista. Pero tras puertas cerradas, ante públicos selectos de la elite financiera y política, Biden ha ofrecido un vistazo de la verdadera perspectiva del ala demócrata del imperialismo estadounidense.

(Traducido del inglés para Rebelión por Germán Leyens)

 



Copyright 1998-2012
World Socialist Web Site
All rights reserved