World Socialist Web Site www.wsws.org

WSWS : Español

Los extorsionistas de NML Capital

Por Ernst Wolff
20 Diciembre 2012

Utilice esta versión para imprimir

Este artículo apareció en inglés el 11 de diciembre del 2012

El mes pasado, un tribunal del estado de Nueva York falló que la Argentina salde deudas que suman US$1.33 mil millones; suma a ser depositada el 15 de diciembre de este año.

El demandante es NML Capital, un fondo de capital especulativo, propiedad del multimillonario Paul Singer. Este empresario rechazó de plano aceptar el acuerdo de la reestructuración de la deuda de argentina después del crac financiero de diciembre 2001. Los que aceptaron ese plan, el 93 por ciento de los acreedores, perdieron el 70 ciento de sus inversiones en el país suramericano. La compañía de Singer rechazó el acuerdo e inició una demanda para que se le pagase el total de sus participaciones.

Este 27 de noviembre, la agencia de calificación crediticia Fitch Ratings advirtió que un incumplimiento de pagos por parte de Argentina era bastante probable debido a que el dictamen de el tribunal sería como una bola de nieve rodando por una pendiente: otros inversionistas demandarían igual trato, el pago completo de los bonos, los cuales suman US$11 mil millones. Como consecuencia Fitch rebajó en cinco escalones la solvencia de emisiones de deuda argentina: de "B" a "CC", y su clasificación crediticia a corto plazo de "B" a "C". Esa medida efectivamente deja al país al borde de la insolvencia.

El 28 de Noviembre, un tribunal de apelación en Nueva York emitió una orden de suspenso contra la decisión dadas sus consecuencias internacionales de largo alcance. Argumentos legales adicionales para examinar a fondo la apelación argentina deben comenzar el 17 de Febrero del 2013.

Las batallas legales precipitaron una caída del 15 por ciento en el valor de los bonos del gobierno argentino en noviembre, para Argentina, las primas de seguro por las seguros de impago de deuda (Credit Default Swaps CDS), son casi tan altas como los bonos griegos.

La disputa entre el gobierno argentino y NML Capital revela los métodos criminales empleados por el capital financiero internacional en tiempos de crisis. También muestra el carácter clasista de la magistratura, que está completamente preparada para hacer respetable esta clase de dudosas prácticas.

NML Capital es un subsidiario de Elliot Associates (EA), un fondo de capital especulativo de Nueva York. La especialidad de EA es la especulación relacionada a la amenaza de bancarrota fiscal. El modus operandi es bastante simple: Si un gobierno tiene dificultades financieras, el precio de sus bonos cae. La mayoría de inversionistas, temiendo un defalco, venden sus participaciones, haciendo que los precios de los bonos bajen aun más. Cuando los bonos han caído hasta el ranking "basura", EA los compra, y utiliza un ejército de abogados especializados en las leyes de la bancarrota internacional para reclamar el precio original de los bonos.

El fondo especulativo usó esta estrategia por primera vez en 1995 contra Panamá. Compró los bonos que originalmente tenían un precio US$28.8 millones por US$17.5 millones; comenzó los procedimientos legales y al final del proceso salió con US$58 millones, incluyendo intereses.

Un año después, repite el procedimiento contra Perú. Compró los préstamos bancarios que tenían un valor nominal de US$20.7 por US$11.7 millones. Después de cuatro años de litigación, EA terminó con US$55.7 millones.

La siguiente víctima fue la República Democrática del Congo, país que según el índice de desarrollo humano de las Naciones Unidas es el más pobre en el mundo. En este caso el subsidiario del fondo buitre, Kensington International Inc., compró los bonos que nominalmente valían US$32.6 millones por menos del 10 por ciento de su verdadero valor y demandó la devolución de US$100 millones. Los tribunales británicos le han concedido hasta la fecha casi US$40 millones de este total.

Elliot Associates y sus varios subsidiarios no son las únicas firmas que lucran con tales acuerdos. De acuerdo con el Banco Mundial, 26 diferentes fondos especulativos han compensando a sus inversionistas con alrededor de mil millones de dólares usando la misma estrategia. Los US$1.33 mil millones de la deuda argentina sería excepcional.

Los círculos políticos oficiales se han distanciado de estos fondos especulativos. El ex primer ministro británico Gordon Brown los llamó "moralmente abominables" y el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, junto con los medios financieros internacionales, usualmente los denominan "fondos buitres" y "asesinos".

Y con todo esto, nada se ha hecho para obstaculizar sus actividades. La razón es que fondos especulativos como Elliot Associates funcionan dentro de las leyes preescritas del sistema y básicamente no hacen más que lo que el capitalismo demanda: obtener lucro.

 



Copyright 1998-2012
World Socialist Web Site
All rights reserved